Lunes, 21 de abril de 2014
29.06.07 - América Latina
¿Gobiernos populistas…?
P. Gregorio Iriarte o.m.i.
Teólogo, analista social e pol
Adital

Actualmente está en boga la expresión “gobiernos populistas” o “neo-populistas” como categoría de análisis político para tipificar el “giro a la izquierda” que se está dando en muchos de los Gobiernos de América Latina.

¿Qué es lo que se entiende por “ populismo”…? Comenzemos por aclarar que es un concepto impreciso y difícil de definir, ya que tiene connotaciones muy diferenciadas. Como instrumento de análisis para definir las nuevas relaciones de poder en nuestro Continente es totalmente inapropiado. Sin embargo, se lo maneja, con mucha frecuencia, aún en la gran prensa internacional, con calificaciones, generalmente, negativas.

En primer lugar, llama la atención que se pretenda poner a todos los gobernantes de la región en “una misma bolsa”: a Chávez (Venezuela) a Lula (Brasil) a Kirhner (Argentina), a Bachelet (Chile) a Vázquez (Uruguay) a Evo (Bolivia) a Correa ( Ecuador) a Ortega (Nicaragua)…

Sin embargo, si bien es verdad que podemos percibir algunas importantes líneas políticas comunes en todos ellos, no hay que dejar de lado sus profundas diferencias.

Lo cierto es que todos estos países han entrado en un proceso de cambio profundo, rápido y original que muchos, equivocadamente, lo catalogan como “populismo “ o “neo-populismo.”

No son pocos los que piensan que el “populismo” es un régimen de gobierno que se basa en falsas promesas, en prácticas políticas corruptas, en demagogia oratoria, en prebendismo, en nepotismo, en liderazgos de tipo mesiánico… etc.

Por suerte, si en un pasado lejano algunos de esos rasgos tan negativos estuvieron presentes en ciertos gobiernos latinoamericanos, en la actualidad no es así.
 
Nos interesa señalar aquellas grandes líneas políticas que caracterizan y que, a su vez, generan semejanzas en los Gobiernos de la región.

Una de esas características es que estos gobiernos han sido elegidos democráticamente con amplio apoyo popular. Vemos en ellos, también, una clara opción por la integración latinoamericana y por la vigencia de los valores de la democracia en la región. Se esfuerzan, asimismo, por la  defensa de la naturaleza y de los recursos naturales, por la lucha contra la corrupción y por el control y fiscalización de las empresas multinacionales.

Se da en ellos una mayor atención al sector social, así como un progresivo y real distanciamiento del poder monopolizador de EE.UU. abriéndose, en lo político y en lo económico, a otros países y a otras regiones.

Hay, sobre todo, un rechazo unánime a los efectos distorsionadotes del modelo  neoliberal-globalizador, principalmente, en lo que se refiere a la falta total de equidad en la distribución de los ingresos.

El neo-liberalismo trató de estigmatizar al “Estado de Bienestar”, sin embargo, quieren, estos Gobiernos, darle una función dinamizadora y reguladora al Estado, sin caer en peligrosos estatismos. Es el Estado, y no el “comercio total”, quien debe hacer presentes las relaciones de equidad entre los pueblos y las personas.

El modelo de desarrollo, impulsado por el neoliberalismo, relegó y subvaloró el área social, aumentando la riqueza de una minoría privilegiada a costa de la pobreza y la marginación de las mayorías, privilegió al capital sobre el trabajo y a la competitividad, sobre los derechos de las personas y de los pueblos. Es de justicia lograr un cambio total en estos aspectos.

El ”Consenso de Washington” fue la expresión más concreta y más negativa del neoliberalismo: En efecto: exigía una apertura total de nuestras fronteras a los productos externos, creando, como efecto, mayor desocupación, y la precariedad laboral, aumentando, por otro lado, el contrabando y la economía informal. El Consenso de Washington defendió siempre los intereses de las empresas multinacionales sobre el derecho de los pueblos. Exigió, asimismo, eliminar el proteccionismo estatal, mientras los países poderosos subvencionan  su agricultura y ganadería, anulando, como consecuencia lógica, la competencia real.

Link permanente:
Al publicar en medio impreso, haga el favor de citar la fuente y enviar copia para:
Caixa Postal 131 - CEP 60.001-970 - Fortaleza - Ceará - Brasil
Inicio
Adital en la Red
Artículos más leídos (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5  
Noticias más leídas (en los últimos 7 días)
  1 2 3 4 5